La importancia de la audición en el desarrollo del lenguaje del niño

E-mail Imprimir PDF

El habla, el lenguaje y la audición son una parte importante de la vida de su hijo. El habla se describe como la capacidad de emitir sonidos, mientras que lenguaje va más allá de esto y se refiere a la habilidad de comprender y utilizar estos sonidos. La audición es necesaria para el desarrollo adecuado tanto del habla, como del lenguaje.

El lenguaje es un instrumento básico para la relación interpersonal; es un acto de comunicación que permite intercambiar ideas y emociones. Se halla estrechamente unido a la inteligencia y al pensamiento ya que para llegar al lenguaje tenemos que ser capaces de imaginar y recordar, tener el símbolo de las cosas sin que éstas estén delante. Por tanto se considera una de las condiciones humanas más importantes, ya que permite que el hombre evolucione, por lo tanto, el hablar de un modo claro y comprensible, constituye un requisito fundamental para la vida útil. El no contar con esta posibilidad para comunicarse con los semejantes, puede limitar muchos aspectos de la cotidianidad. Es básico tomar coniencia de la importancia del lenguaje oral como instrumento por excelencia, utilizado por el ser humano para establecer comunicación con sus iguales.

Cuando en la familia se vive un ambiente estimulante y educativo se favorece el desarrollo linguistico del niño, todos los niños necesitan cierto grado de estimulación. De ahí se deriva la importancia que juega además la estimulación auditiva en el aprendizaje del lenguaje total

Es importante recalcar que la audición es más responsable del aprendizaje de la lectura y la escritura de la visión. Si bien la lectura requiere de una buena capacidad visual para que se adquiera normalmente, un niño que nace ciego puede aprender a leer y a escribir, hecho que logra por medio del sistema Braille. Esto sucede gracias a que esos niños, al tener una buena audición, no tuvieron problemas para desarrollar su lenguaje oral, el cual es la base para la adquisición del sistema constituido por la lectura y la escritura.

El entrenamiento auditivo es vital y deberá iniciarse con el descubrimiento y análisis de “ruidos naturales”, que en forma organizada y planificada conduzca al niño a la apreciación de las diversas cualidades sonoras.

La mayoría de los niños oyen y escuchan desde al nacimiento, aprenden a hablar imitando los sonidos que tienen alrededor, las voces de sus seres queridos. Ya que nuestro lenguaje, es un lenguaje de sonidos, compuesto de sonidos como las consonantes y vocales. Lo anterior conlleva que la correción del lenguaje oral esté íntimamamental una audición correcta.

Algunas estrategias para una adecuada estimulación auditiva:

En los primeros años:

Mover juguetes musicales, invitando al niño a buscar la fuente sonora y relacionando el ruido con el movimiento. Hablarle desde diferentes sitios, susurrarle al oído, cantarle canciones infantiles, ponerle música variada, variar el tono de voz, mostrar libros con grandes ilustraciones, nombrarle los objetos mientras se los vamos mostrando.

De 2 a 4 años:

Describirle las acciones que realiza el protagonista de un cuento, llenar frascos con diferentes materiales, para apreciar las diferencias sonoras en un frasco de vidrio.

De 4 a 6 años:

Leerle cuentos y formular preguntas sencillas. Identificar sonidos producidos por el cuerpo. Nombrar objetos según una carácterística dada.

De los 6 a 7 años:

Seguir órdenes sobre un papel, clasificar objetos que van juntos, dar secuencias de números, letras o palabras y que el niño las repita. Memorizar versos, trabalenguas, adivinanzas./

 

 

 

 

Articulos de Interés

Dar de Alta Articulos